Sorpresa: No me han robado, me han hurtado

Aunque el título de esta entrada pueda parecer irónico no lo es en absoluto, se trata de un grave problema con el que cualquiera de nosotros puede topar: La diferencia entre robo o hurto en una vivienda.

Caso real, de esta misma semana: Entrada en una vivienda provista de puerta blindada, elementos antipalanca y cerradura de seguridad de reconocida reputación.
Se apropian de todo lo que puede interesarles, incluidas las llaves del vehículo y demás.
Al llegar a casa la propietaria encuentra la puerta normalmente cerrada, sin signos externos de violencia y al introducir la llave sólo nota una pequeña resistencia al girar. Cuando por fin consigue abrir se lleva la desagradable sorpresa de que todo está removido, cajones abiertos y objetos por los suelos.
Tras el lógico sobresalto lo primero que piensa es que su casa es violable, que alguien la ha invadido y que, por consiguiente , puede volver a hacerlo en cualquier momento. Llamada urgente a cerrajero para cambiar el cilindro de la cerradura y posterior denuncia y visita de los Mossos.

Bien, hasta aquí todo correcto, muy desagradable pero correcto. Ahora comienza el "via crucis".

Correspondiente aviso a la compañía de seguros, posterior visita del périto (esta vez estaba yo presente)  , muchas fotos y un seco "ya le comunicaremos alguna cosa".
Lo cierto es que la persona afectada hubo un momento en que me dijo: "Parece que el delincuente sea yo"... No me voy a extender porque me saldría del tema, pero comparto su opinión.

Se pronuncia la compañía de seguros: "Señora, eso no es un robo, es un hurto... No le han violentado la cerradura y, por tanto, su póliza sólo le cubre el 5% del valor sustraido".
Evidentemente eso no incluye ni el cambio de bombín (creo recordar que unos 350 €) ni el resto de acciones que usted haya tomado. Tampoco el cambio de cerradura del Trastero (unos 120 €), ni el cambio de llaves de su vehículo o resto de inmuebles, aunque éstas hayan sido sustraídas de la vivienda afectada.

Bien. Lo que acabo de explicar gustará o no, pero es la realidad. y es una realidad con la que puede topar cualquier persona.
Las técnicas de apertura de puertas no dejan de avanzar, lamentablemente también para los amigos de lo ajeno y técnicas como el ganzuado, el famoso bumping (buscar en google y aparecerán miles de enlaces) y otras que no es necesario detallar están siendo utilizadas más de lo que todos desearíamos.

Ante esta realidad nuestro consejo es que se aseguren de que su póliza de robo incluye el hurto. Hay muchas posibilidades de que no lo contemple, por lo que sería recomendable una visita a su agente de seguros de confianza (que los hay, y muy buenos ) y comentarle el tema. Si ello supone una sobreprima valórenla y seguramente decidirán que se les aplique. Al menos sabrán que están realmente cubiertos ante las sustracciones.

En lo referente a la seguridad de la cerradura hay varias entradas en el blog que pueden orientarles, aunque les adelantamos que lo mejor es incorporar algún elemento que complemente la ya existente y que sea necesario forzar o romper para entrar.