Cierre de seguridad contra la violencia de género

07.07.12 - 02:11 - M. M. | LOGROÑO.
  • Cambiarán la cerradura del domicilio de la víctima si la orden de protección lo establece de forma expresa
  • Varios cerrajeros ayudarán gratis a mujeres maltratadas
Un gesto «sincero y generoso». Así calificó ayer el concejal de Interior, Miguel Sáinz, la colaboración desinteresada que prestarán varios cerrajeros de Logroño a aquellas mujeres víctimas de violencia de género que necesiten de sus servicios profesionales, siempre y cuando un juez lo considere oportuno para proteger a la mujer víctima de malos tratos, así como a sus hijos o personas dependientes de ellas.
Ayer se firmó el convenio entre el Ayuntamiento de Logroño y la Unión de Cerrajeros de Seguridad (Uces), que supondrá ofrecer de forma gratuita servicios como el cambio del bombín o cilindro de la cerradura, o bien la cerradura misma, en el domicilio habitual de la víctima, siempre y cuando la medida se dicte de manera expresa en la orden de protección o medida provisional de alejamiento.

Este colectivo de cerrajeros se compromete a atender a la mayor brevedad posible las solicitudes. De hecho, «será un servicio prestado las 24 horas del día y los 365 días del año», destacó el representante de Uces en La Rioja, Óscar Blanco que detalló que el teléfono de atención de estos casos será el 941104103.
En Logroño ofrecerán estos servicios cuatro firmas integradas en Uces: Blanco Cerrajeros, Cerrajería Verano, Freijo Cerrajeros e Iván Cerrajeros, con ocho profesionales en total. Trimestralmente, el colectivo enviará al Ayuntamiento una memoria de actuación.
Policía involucrada
Miguel Sáinz recordó que medio centenar de mujeres cuentan en la actualidad en Logroño con protección de la Policía Local. En este sentido, y aunque señaló que no es algo habitual, recordó que los agentes municipales están dispuestos a proteger la operación de cambio de cerradura «si la situación es extrema».
Por su parte, Óscar Blanco insistió en que el cambio de cerradura o la colocación de una segunda si es necesario «la asumimos nosotros, sin coste para la víctima ni para la Administración». Blanco recordó que en la orden de protección tiene que incluirse la dirección exacta para la que se pide el cambio de cerradura. Y añadió que los cerrajeros de este colectivo respetarán ciertas normas deontológicas (identificación en todo momento, confidencialidad de los datos, etc.)
«Para nosotros sería más fácil dedicarnos al día a día, nos encontramos a personas que tristemente tienen que llamar a un cerrajero de seguridad para protegerse dentro de su propia casa. Quedarnos al margen sería ser cómplices del maltrato», explicó Blanco.

Fuente: http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20120707/rioja/cierre-seguridad-contra-violencia-20120707.html